Registrarse

Como usuario registrado puedes acceder a la zona de descargas.

Top Panel

This panel contains four module positions: panel1, panel2, panel3 and panel4. If none of these have published modules, the panel will be hidden.

You have control over the panel settings. You can change panel's height (currently 250px), width (100%), background color and panel's button text (open/close).

Open

Los fertilizantes o abono en Bonsai

Fertilizantes o Abonos

Cuando tenemos un bonsai, habitualmente lo ponemos en una pequeña maceta, con un sustrato que tiene determinadas propiedades fisico-químicas y de retención de humedad y oxigenación, etc. En resumidas cuentas, nuestro arbolito se va a desarrollar en un ambiente muy distinto del natural por lo que le tendremos que proporcionar nutrientes para que se desarrolle correctamente y lo haga en condiciones óptimas vegetativas. No nos interesa únicamente que el árbol viva, sino que esté en un estado óptimo, tanto en crecimiento, como en follaje, como en floración o fructificación si fuera el caso.

Formas de Nutrición.

Hay básicamente dos formas de proporcionar nutrientes a los árboles, o bien por las raices, o bien por las hojas.

Nutrición por las hojas.

En este caso absorben Carbono del existente en la atmósfera en forma de dioxido de carbono (CO2) así como el Nitrógeno que hay libre en el aire. Esto se realiza a través de unos poros que existen en las hojas llamdos "Estomas". Sin embargo los Estomas no están abiertos las 24 horas al día, sino que necesitan una adecuada combinación de luz, humedad y temperatura. En líneas generales, las situaciones extremas favorecen el cierre de los Estomas, por lo cual si procedemos a realizar un abonado foliar en esas circunstancias, es prácticamente inútil.

Nutrición por las raices.

La nutrición por las raices obedece, en síntesis, a fenómenos físicos de paso de sustancias por diferencias de concentraciones, ya que la naturaleza que es sabia tenderá a igualar la concentración en medios con diferentes concentraciones. En esta suerte que tendremos que proporcionar al árbol una concentración suficiente en el sustrato tal que se produzca el paso de los nutrientes a la raiz, pero sin pasarnos, ya que podríamos matar el árbol.

Una vez los nutrientes están en las raices, -análogamente a como ocurre en el cuerpo humano con las venas y las arterias-, la savia bruta sube al árbol por los vasos "liberoleñosos" (o de subida), en las hojas se produce la fotosíntesis y la savia elaborada se distribuye por los vasos "liberianos". En ambos casos el paso de savia se produce en las partes más externas del tronco, siendo la más interna destinada a subida, y la más externa destinada a bajada. La parte interna del tronco no tiene esa función vital, por ello es factible realizar trabajos de madera muerta, y que el árbol siga vivo, porque dejaremos una parte de la corteza y de los vasos liberoleñosos y liberianos.

Elementos Nutrientes.

Podemos distinguir entre dos grandes tipos de elementos, los Macroelementos y los Microelementos. Esta distinción es en órden de cantidad, no de peso molecular ni nada similar, es decir los Macroelementos son elementos nutrientes necesarios en grandes cantidades (los abonos comerciales los miden en tantos porcentuales) son NPK, o lo que es lo mismo Nitrógeno, Fósforo y Potasio, y los microelementos (no menos importantes), pero que son necesarios en menor cantidad también llamados "elementos traza", habitualmente se miden en ppm o "partes por millón" son elementos como el Hierro (Fe), Calcio (Ca), Manganeso (Mn), Magnesio (Mg), Azufre (S), Boro (Bo), Zinc (Zn), Cobre (Cu) y Clor (Cl). Ambos grupos son muy importantes y las carencias en cualquiera de ellos provoca efectos adversos para la planta.

Nitrógeno (N)

Está en el aire, y es uno de los elementos más consumidos por la planta, es fundamental en la función clorfílica de la planta, así como en la creación de aminoácidos (aa) que son los elementos mínimos de constitución de las proteinas, con una función (entre otras muchas) estructural importante.

Los efectos en el árbol al aportar el Nitrógeno son la producción de masa verde (hojas) y la creación de nuevos elementos para la planta. Un exceso de Nitrógeno puede producir ramas más blandas debido a la dificultación de la lignificación (proceso de transformación en madera), consecuentemente pueden ser caldo de cultivo para ácaros y otros problemas a la planta.

Fósforo (P)

No aparece en el aire en forma libre, sino en forma de fosfatos (combinado con oxigeno), su función está relacionada con los transportes energéticos en la planta, aporta una mayor resistencia general de la planta, especialmente en situaciones difíciles. Es importante aportarlo ANTES de la situación estresante para la planta. También acelera la floración, la fructificación y estimula el desarrollo de las raices.

Potasio (K)

Es otro compuesto que se utiliza en grandes cantidades, este elemento tampoco aparece en forma libre, sino en forma de óxidos potásicos. Sus funciones son colaborar en la metabolización de de los hidratos de carbono, para que el árbol genere sus auténticas reservas para situaciones difíciles en forma de almidón. También regula el contenido de agua en las células así como regula el crecimiento. Colabora en la producción de flores y frutos. Estimula unas enzimas vitales en la síntesis del almidón.

Tipos de Fertilizante

Orgánicos

Que a su vez pueden ser sólidos o líquidos. Están compuestos a partir de materia orgánica, como harinas, estiércol, cuerno quemado, etc. La ventaja de los abonos orgánicos frente a los químicos es que son mas "amables" para la planta, es decir es más difícil perjudicar un árbol por una mala dosificación con un abono orgánico que con un abono químico (que es francamente sencillo arruinar nuestro mejor árbol). Por la propia composición del abono se puede ver si es orgánico o químico. Un estándard en el mundo del bonsai podría ser una 664 (6% de Nitrógeno, 6% de Fósforo y 4% de Potasio), concentraciones muy elevadas sólo es posible conseguirlas de forma química.

Químicos o Inorgánicos

Como su propion nombre indica están diseñados en laboratorio, suelen llevar concentraciones más elevadas de los nutrientes. Son más peligrosos que los orgánicos, hay que utilizar la dosis exacta recomendada y mejor si se utiliza menos dosis pero más frecuente. Cuando veamos en las especificaciones técnicas del abono una concentración de 6 u 8 (%) con casi toda seguridad se puede decir que es químico. Es fácil "quemar" las raices por exceso de abono. Hay que vigilar muy bien las dosis.

Cuando Abonar

Se debe abonar en base a las necesidades de la planta, típicamente necesitará poco (o más bien ningún abonado) en invierno.

Como pautas generales nunca se abonará cuando la planta esté enferma. Ni detrás de un transplante o en épocas de mucho calor o frío.

A lo largo del Curso Voro nos regaló algunos trucos de maestro, como por ejemplo la recomendación de limpiar la tierra durante el invierno con un riego de agua con ceniza de chimenea mezclada al 10%. Se echa un poco de ceniza en agua, se remueve y deja reposar, posteriormente se hace un riego sin remover el fondo. Parece ser que esa mezcla es capaz de limpiar el sustrato y dejarlo preparado para el abonado de primavera se realizará en Diciembre Enero (hasta un máximo de 2-3 veces) evidentemente, si no tenemos intención de transplantar el árbol este año.

La idea extendida que los abonos para bonsai son especiales es no tiene base, y si seguimos ese consejo, lo que pasará es que nuestro bolsillo lo notará, pero nuestros árboles no, ya que si la composición del abono en cuanto a los nutrientes que necesita es la correcta el árbol crecerá fuerte y sano.

Como generalidad, también se puede "manejar" el bonsai pisando más o menos el "acelerador" del abono en base a las necesidades específicas, es decir, un árbol jóven que nos interese un crecimiento rápido, necesitará más abono que un árbol ya envejecido y bien estructurado.

Situaciones concretas

Abonado de Otoño.

En otoño, tal como hemos visto en la parte de funciones de cada nutriente, la lógica nos indica que el Nitrógeno no tendrá una parte muy activa, mientras que el Fósforo y Potasio jugarán un papel decisivo. Usaremos entonces un abono de composición por ej. 0 10 10 (nada de Nitrógeno, 10% de Fósforo y 10% de Potasio). Así prepararemos el árbol para el reposo invernal y para el "despertar" primaveral.

Abonado en Primavera.

Será más rico en Nitrógeno.

EAQRP MEMBER

 

Cross-Browser Compatible

This template uses modern CSS3 functions supported by modern browsers. It uses script that maintain IE7 and IE8 compatibility.

Tested in IE7+, Firefox, Opera, Chrome, Safari and Camino.

Webs Amigas